Alguna Izquierda comienza a Razonar.


 

Alguna Izquierda comienza a razonar.

Una perdiodista del Pais,  de Izquierda, ha escrito lo siguiente y queria compartirlo. Es bueno que la gente se convierta porque nunca es tarde. Las personas de bien no olvidan, pero perdonan. A diferencia de esa izquierda que busca venganza, division y terror. Esta izquierda que nos gobierna y que esta instalada en muchos otros gobiernos, sobre todo latinoamericanos, no tiene ya nada de social.

Pilar Rahola : El País. Madrid.

 

La barroca elegancia de las grandes divas. Sus tacones de espanto en esos pies que han pisado décadas de éxito, glamour y belleza. Sus brillantes joyas, adornando una inteligencia mordaz, en un cuerpo que se enfunda en rosas imposibles. La contemplo en su atalaya divina, y el respeto adquiere el sentido de la admiración.

 

Si Argentina se observa desde la mesa elegantemente parada de Mirtha Legrand, los tiempos y los hechos se ablandan como mantequilla, se vuelven algo tiernos. Comparto esa mesa televisiva, codiciada y amable, con mujeres de alta categoría y más alta voz: Estela Carlotto, la presidenta de las Abuelas de la plaza de Mayo; Olga Riutort, que aspira a dirigir los destinos de la ciudad de Córdoba, y una de esas mentes lúcidas que la política argentina sabe dar en los tiempos del desconcierto, Gabriela Michetti, mano derecha de Mauricio Macri en el Gobierno de Buenos Aires.

 

Empieza el programa y el glamour acomoda el debate de las ideas: la memoria de la represión, los mitos intocables, el hambre entre la riqueza, el papel de la mujer… Vista desde la perspectiva que da la complicidad lejana -la mirada extranjera- Argentina preocupa tanto como seduce, sorprendente en sus logros y en sus déficit. Vidas paralelas en muchos aspectos, la dictadura, la represión, la memoria, el terrorismo, Argentina no tomó el camino que el pacto de la transición marcó para la vieja Sefarad, y esa bifurcación cambió los destinos mutuos. Sé que decirlo remueve y araña mi alma antifranquista, pero viendo el círculo de odios, venganzas, juicios inacabables y toda suerte de denuncias cruzadas que aún atenazan -y condicionan severamente- la política argentina, creo que el camino que tomó la democracia española fue tan valiente, como necesario para garantizar el futuro.

 

A Argentina le pesa tanto el pasado, que a veces parece que habita en él, como si la realidad no fuera más que su derivada. Un pasado, además, mirado con ojo tuerto, donde los dictadores y sus cómplices reciben el legítimo repudio y lentamente van pisando los suelos de la justicia; pero cuyos terroristas son considerados héroes del pueblo.

 

Héroes. Lacra de toda Latinoamérica y no sólo de Argentina, la actitud de una parte del espectro social, que minimiza, justifica e incluso avala el terrorismo, es un penoso síntoma del relativismo ético que practican muchos líderes de izquierdas, hasta el punto de no conmoverse ni con la muerte masiva.

 

Ahí está, para vergüenza de Argentina y para vergüenza de la humanidad, el brindis que Hebe de Bonafini -la antigua presidenta de las madres de Mayo- hizo, celebrando el atentado del 11-S. Un total de 4.000 muertos, 4.000 personas con sus vidas, sus esperanzas, sus ilusiones, convertidas en humo en manos del terror, y la risa de Bonafini bendiciendo la matanza. Y su famoso ¡Viva ETA! En la España que la había invitado y aún lloraba la muerte de Ernest Lluch. Hebe representa el paradigma de una izquierda violenta, revanchista hasta la locura, inequívocamente reaccionaria. Sin embargo, ¿es ella lo alarmante? Al fin y al cabo, personajes como Hebe o como otros que pululan por el continente, con el delirante Chávez a la cabeza, no son nuevos en el mercado del populismo demagógico. No. Lo alarmante es que el día después del brindis de muerte, las Hebes continúen teniendo micrófonos, vida social activa, miles de pesos de ayuda pública y hasta el aval institucional. "Todos somos hijos de Hebe", me aseguran que dijo Néstor Kirchner. Sobran palabras… Eso es el relativismo ético, ésa es la quiebra de valores que, con angustiosa naturalidad, se puede respirar en la Argentina que avala determinado progresismo.

 

En esa Argentina, y en alguna de las Españas… Como dijo el sabio, "habrá que defenderse de una derecha muy diestra, y de una izquierda muy siniestra".

 

Más allá de la minimización del terrorismo, las víctimas de la dictadura están presentes, devoradas en los agujeros negros del horror, y no parece fácil enterrarlas. Estela Carlotto me lo dijo de forma descarnada y frontal: "tienen que pagar". En su caso, por una hija muerta y una nieta desaparecida.

 

Difícil cuestión, décadas después. Si no pagan por los crímenes, la impunidad ganará cruelmente la partida. Si pagan, ¿cómo dejar fuera de la justicia a los que, en nombre de la libertad, también asesinaron?

 

Chile y Uruguay encontraron su camino, atribulado, doloroso y valiente, hacia la reconciliación. Argentina prefiere chapotear en un eterno barrizal.

Personalmente, no estoy segura de que alcance justicia, pero conseguirá niveles notables de venganza. Y eso, que alimenta a las furias del pasado, puede ser dinamita para el futuro.

 

Vuelvo a Mirtha, su cadencia, su penetrante mirada, el clima que nos crea, donde la carne viva de lo tratado se moldea suavemente, como si no fuera trágico. Poesía y luz en las tinieblas de la épica. La observo con cariño, convencida de estar ante una de las últimas de una gran estirpe; una reina, como me dijo ella misma en los salones del Alvear.

Sí. Una reina divina.

 

Esta periodista de “El País” de Madrid es de izquierda y bien de izquierda, pero europea.

Comentarios

Enviado a las 21/09/2007 13:44:37 por Cualquie

Hola, Pablo. Algo más que una periodista, una ex-parlamentaria de ERC, si no me equivoco, ni más ni menos. De todas formas, hay cosas que es que son evidentes, no se puede poner en los altares de los medios de comunicación y la fama a gente que dice alegrarse de los genocidios, como esa "madre" argentina. Se está elevando a los terroristas y a los que tienen mentalidad de terroristas -de asesinos- a personajes socialmente inadmisibles. Y yo pienso una cosa: si los medios de comunciación no saben utilizar la libertad con responsabilidad, y hacen propoganda de los apologetas del terror y la destrución, o de los que los vitorean, habrá que controlar a esos medios por medio de censura: por el bien de la humanidad. Es triste decirlo, pero para transmitir odio o permitir que se transmita no puede haber libertad; porque se acaba quitando la ibertad, y la vida, a muchos otros. La democracia farisea, asentada en unos principios hipócritas e invialbes, ya está tocando fondo y habrá que ponerse de acuerdo para arreglarlo. Con palabrería y utopías no se va a arreglar, irá cada vez a peor.

Un abrazo, Pablo.


Enviado a las 21/09/2007 15:51:17 por Caminant

Url: http://blogs.libertaddigital.com/Caminant/

La ex-diputada Rahola no es santo de mi devoción,lo cual no quita que sea lista o hasta inteligente.
Todos estos que bendicen el terror carecen de legitimación para hablar,sean argentinos o de Alpedrete.
Habrá que retomar la tarea de regenerar a España.Y es posible, porque vivir entre tanto estiércol no es saludable.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s