Hermandad de Semana Santa de Rocafort. 2010


 

Otro año mas, y ya son muchos. Todo un año haciendo preparativos para que durante la Cuaresma y las Pascuas, cada detalle este perfectamente planificado y organizado. La devoción de la hermandad de nuestro pueblo es gratificante y llena de gozo. Y aunque se haga anualmente, siempre se espera con ansias ese fuego nuevo que nos revive a todos los creyentes.

Es el tercer año que vestimos los trajes de nazarenos y cada vez es mas concurrido y mas bonito el Viacrucis. Cada hermano tiene una tarea especifica durante el año. El presidente, el tesorero, el secretario, los vocales, nuestro herrero y soldador, además de proveedor de las mejores naranjas de Valencia, quien se ocupa de diseñar todo tipo de artilugios para llevar andas o Cristo, el encargado de las cenas y sus preparativos, el encargado de los cirios, los que se reúnen con el ayuntamiento, con las diferentes asociaciones, los encargados de vender lotería para autofinanciarnos, el que tiene una mujer increíble que diseño y cosió cada uno de los trajes y los capirotes, a las mujeres que hacen los espectaculares chocolates que repartimos en el domingo de resurrección, a todos por juntarse de tan buen humor como siempre para embolsar las monas, zumos y chocolates en barra que se reparten ese mismo día. A los que buscan el verde para decorar el arco del encuentro entre el sagrado corazón y la Virgen dolorosa.

Las reuniones quincenales durante todo el año fortalecen el hermanamiento, solidificando la excelente relación que nos une y que solo se percibe desde fuera, cuando en la comida anual acuden nuestras mujeres y viudas, quienes, como testigos externos, aprecian y comentan.

Quizás esa unión y fin común que en definitiva es la Fe cristiana que nos une, haga que el trabajo se perfeccione año a año, pero siempre con una ilusión que crece sin cesar, y que en determinados momentos aun logre ponernos la piel de gallina a cada uno de los integrantes. Que bonito seria poder transmitirlo y exportarlo a otros ámbitos. Cuan diferente seria en el ámbito laboral lograr esa misma situación de camaradería y fraternidad, donde siempre prima la amabilidad, simpatía y colaboración.

Mi gratitud mas especial para todos y cada uno de mis hermanos, para los que están físicamente y para los que nos acompañan desde el cielo, que me acogieron sin ningún miramiento desde el primer momento y que me hacen participe de sus vivencias, y sus historias, como si fuese un miembro mas de esa gran familia desde siempre.

Pablo Mesones Moure

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s