Archivo de la etiqueta: Tolerancia

Amplitud de miras


Encasillar a una persona, por uno o varios comentarios sin conocer a fondo su educación y su experiencia de vida, es un error bastante común. No podemos pasarnos la vida argumentando o respaldándolo todo y mucho menos en redes sociales. Ya es difícil estar totalmente de acuerdo en nuestras familias, con quienes hemos vivido en el seno familiar con una educación similar, e incluso en un matrimonio, donde se comparten situaciones para las que no hay una preparación previa.

Lo que para algunos es una vida estupenda y feliz, para otros es probablemente vacua o insuficiente. Nadie debería permanecer estático aunque haya logrado ciertos objetivos. Se nos presentan imprevistos que nos obligan a esforzarnos y superarnos, como un hijo, un nieto, un amigo en problemas o un vecino, un trabajo o en cualquier deporte. Habrá quién no tenga ninguno de estos motivos pero seguramente es un ser antisocial.

En política no deberíamos demostrar ningún fanatismo, porque los encargados de sancionar leyes o distribuir el dinero cambian más rápido de ideas que el camaleón de color. Debemos, sin embargo, ser tolerantes con algunos cambios siempre y cuando tengan que ver con nuevos descubrimientos y que no estuviesen contemplados. Pero seamos sinceros, no son tantos.

Me niego a aceptar las condiciones de cualquier partido político que agreda mis principios y valores. Supuestamente tenemos las puertas abiertas a militar en cualquier partido que mejor nos represente, hacer proselitismo, hacernos oír, exponer nuestras ideas y apoyar o buscar apoyos para ellas y que nos satisfagan. Digo supuestamente, porque la gran mayoría gana puestos asintiendo como títeres en busca del enchufe y porque la gran mayoría está hundida en mafias.

Parece un privilegio el tener claro unos valores y principios y la necesidad de luchar por ellos. A medida que pasa este ciclo, porque la vida tiene muchos, me pregunto si debería considerarlo un martirio. Lo digo porque muchas veces, públicamente, respaldamos a personajes por dichos o hechos que suelen ser políticamente incorrectos, pero se acercan a nuestros deseos o posibilidades de solución a determinados conflictos. Esto no significa que le adoremos ni que ahora perdonemos su pasado, ni que nos convirtamos en fanáticos. El fanatismo es malo, ciega, es peligroso.

Debería pedir amplitud de miras para los que nos miran raro o nos insultan, o pretenden hacerlo, mejor dicho, encasillándonos en una postura que dista mucho de ser la nuestra, si es que la hay. Pero prefiero pedírsela a los que, como yo, pensamos igual. Hay más borregos ignorantes y cortos de miras que personas que tienen claros sus valores y principios. Seamos tolerantes y pongámonos en su lugar. Todos padecemos frustraciones y reveses en esta vida y cada cual torea como puede. Algunos mejor y con más cintura, otros tienen mayor capacidad de aguantar el dolor.

Cuando al que te ataca se le pase el dolor de muelas, regla, uña encarnada, rodilla, cabeza, frustración por el matrimonio fallido, el revés económico, el engaño, la pérdida, entonces te invitará una birra bien fría y os contaréis unos buenos chistes de suegras. Y reconozco que la mejor suegra del mundo, es mi Madre.

Parimemo

Desesperante

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría